Skip to content

Aeropuerto

enero 1, 2016

Se dirigió a la oficina de venta y pidió un billete solo de ida para el extranjero. Le dijo que no quería saber el destino y ella lo miró intrigada. Desearía que una mujer así lo acompañase. En la puerta de embarque supo adónde iría y se alegró de que fuera a una latitud más cálida que la última vez. Estaba en la cola cuando la vio llegar corriendo hacia él. Cuando parecía que se arrojaría en sus brazos, le dijo que le traía el teléfono que se había olvidado sobre el mostrador.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: