Skip to content

El marido daltónico

junio 17, 2016

Cuelgan de las cuerdas de la del quinto unas braguitas rojas que anuncian que ya puedo subir. Cuando golpeo su puerta, ya estoy empalmado. Su marido me abre sorprendido y solo se me ocurre pedirle su taladro. Me hace pasar y me dice que le está tendiendo la ropa a su mujer. Ella se esconde de su mirada y gesticula que le dijo que solo tendiera las verdes.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

2 comentarios
  1. Stella permalink

    Muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: