Skip to content

Asesores

noviembre 6, 2016

Se acercaba la fecha para presentar su informe como asesor para la nueva Ley de Educación. El fracaso escolar, el absentismo, la integración de las minorías, la atención a la diversidad: no tenía ninguna idea brillante. Se fue al bar y se pidió una copa. A su lado, un hombre sin afeitar se tambaleaba en su taburete. Bebieron juntos y empezaron a solucionar el mundo y a hablar de ese gran pacto por la educación que le faltaba a nuestra democracia. Cuando la ley se aprobó, el Ministro lo llamó para proponerle el ascenso que tanto deseaba.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: