Skip to content

Calle Noventa y Dos

enero 6, 2017

Sube hasta el ático donde está concertada la reunión. Le dan los buenos días y él se los devuelve aunque esté atardeciendo. Tampoco le parece prudente contradecirles cuando pronuncian mal su apellido. Tampoco quiere llevarles la contraria cuando le ponen una bolsa de plástico en la cabeza y le dicen que van a tener una conversación tranquila sobre lo sucedido en la calle Noventa y Dos.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

3 comentarios
  1. despierta la intriga gracias por comparir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: