Skip to content

Crecimiento personal

marzo 10, 2017

En el seminario de aquella tarde, Arnold y Carol aprendieron que la felicidad se consigue cuando se descubre cómo se conectan los puntos de la vida. Aun así, Arnold se quitó la alianza, caminó adonde se encontraba Carol y le propuso tomar una copa con la excusa de compartir sus experiencias acerca del método. Y, por eso, Arnold giró su teléfono cuando empezó a sonar y la pantalla se iluminó con la foto de Mary y de las niñas.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

6 comentarios
  1. Muy bueno, Borja. Pero cuidado con ese “aún” 😉

  2. Acabo de empezar con esto de escribir y desahogarse con un blog, y he dado con el tuyo. Me parece muy bueno y seguro que me va a dar para algunas horas de entretenimiento. Enhorabuena!

  3. La alianza es un trozo de metal. El corazón es nuestro músculo vital y la razón nos hace dudar demasiadas veces. Espléndido relato real como la vida misma. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: