Skip to content

La broma infinita

agosto 4, 2017

Randy nunca había sentido la boca tan sucia hasta que vio aquel anuncio sobre raspadores de lengua en la teletienda. Ya no sale a ningún sitio sin el modelo que le entregaron en su casa a las horas de haberlo comprado. Ahora es de madrugada y hace dos cervezas que no quiere saber qué hora es. Teclea el número de su tarjeta de crédito mientras en la pantalla promocionan el soporte para poner el rifle en la cama. Se levanta tambaleándose y se observa en el espejo del recibidor, sobre la foto en que todavía estaban juntos.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: