Saltar al contenido

El nombre de las cosas

octubre 12, 2017

   Aquel día K decidió olvidarse del nombre de las cosas. Desde entonces el viento se convirtió en una caricia sobre su piel, el sabor de la mermelada de moras silvestres son los abrazos de su madre y el arrullo de las olas rompiendo en la orilla son recuerdos con sabor a salitre. Ahora el silencio es algo agradable y siente que el cuerpo es su casa. Mientras respira se deja atravesar por la fuerza de ese instante sin acordarse ya de aquella palabra que representaba lo que había estado persiguiendo durante demasiado tiempo.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

4 comentarios
  1. Elblogdeursulina permalink

    Me encantó Borja y me trajo muchos recuerdos
    Un abrazo

  2. Hermoso, perderse en la esencia para encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: