Skip to content

Los restos del día

abril 15, 2018

   Por debajo de la puerta de tu habitación se colaban la luz y el sonido de Creep de Radiohead. Dudé unos segundos sobre entrar o no, me pareció que llorabas. Al día siguiente hiciste tu último examen de la carrera y te fuiste. He recordado muchas veces durante estos treinta años aquella rendija iluminada. Ahora te espero en el andén de la estación, buscando nervioso tu cara entre los últimos pasajeros que bajan del tren.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

2 comentarios
  1. Algunas cosas hay que hacerlas en el momento, de lo contrario se transforman en recuerdos permanentes. Muy bueno. Un abrazo.

    • Gracias, Carlos. El devenir de una vida puede estar en función de una decisión en apariencia trivial que se tuvo que tomar en unos pocos segundos. Esos recuerdos permanentes, que se repiten una y otra vez y de los que no te puedes olvidar se pueden convertir en traumas que te persiguen. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: