Saltar al contenido

Desaparecidos

septiembre 24, 2018

   Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el maquis, gira la cabeza sobre su hombro. Se cerciora de que no la siguen, sonríe aliviada y deja el zurrón entre los matorrales. Le deja una carta llena de faltas de ortografía junto al queso, el pan y el vino. Al bajar del monte la apresa la pareja de la Guardia Civil y la lleva de vuelta al manicomio. Lleva treinta años escapándose a aquel barranco, desde la última vez que lo vio con vida.

Anuncios

From → INICIO, MICRO-RELATOS

2 comentarios
  1. Jesús Ibrahim Chamali permalink

    Genial, querido Borja. Sigo tu blog con placer. Es uno de los pocos momentos de disfrute y he de felicitarte por haber sabido mantener la calidad a lo largo de todo este tiempo. Enhorabuena y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: