Saltar al contenido

Muerte y alteridad

enero 10, 2020

   El médico le dio un mes de vida. Al salir de su consulta se compró el descapotable con el que siempre había fantaseado y renovó su vestuario en las mejores tiendas de ropa. Después de unos días, todo lo que no era él empezó a menguar. Tenía que tener cuidado de no pisar a transeúntes desconocidos por las calles. Al contrario: sus pertenencias, su mujer, sus hijos y él mismo empezaron a crecer. Cuando le hicieron la autopsia se había convertido en un gigante macrocéfalo al que le había desaparecido el tumor detectado cuatro semanas antes.  

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: