Saltar al contenido

Palabras al viento

enero 14, 2020

    Thich Thanh Nguyen escucha a su interlocutora mientras saborea su té y le llega el olor de los crisantemos del jardín. Solo escucha y escribe honrando el silencio sagrado. Al final del encuentro le dice que ha dicho “el padre” en treinta y tres ocasiones y que no ha usado nunca el nombre de pila de su hijo. La palabra “vida” se repite doce veces y “desesperación” se nombra en ocho momentos dispares. Thich Thanh Nguyen hace sonar tres veces su cuenco tibetano y se levanta del cojín. Realiza una reverencia y se retira de la estancia.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: