Saltar al contenido

Sandman

enero 21, 2020

   Los zapatos vacíos estaban en medio de la habitación del niño cuando los padres entraron alertados por su grito y encendieron la luz. Alrededor de los zapatos se desparramaba una cantidad ingente de arena maloliente. Bruno miraba a sus padres con el brillo del orgullo en sus ojos. Solo había tenido hacer lo que ellos le habían dicho: acercarse despacio, soplarle en la nariz y tirarle de una oreja. Demostrarle al monstruo que lo visitaba todas las noches que solo tenía el poder que quisiera darle. Los padres se miraron aterrorizados, arrodillados sobre la arena sucia todavía humeante.

One Comment
  1. Cada uno de nosotros ha tenido alguna vez un monstruo del armario, vencerlo solo depende ti!! Muy bueno, me ha encantado. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: