Saltar al contenido

Demasiada felicidad

mayo 2, 2020

   A K se le criticaba por evadirse en exceso de la realidad a través de la vida. Trabajaba, comía con sus amigos, jugaba con sus hijos y hacía el amor con su mujer. Vivía para no enfrentarse a la ficción, no toleraba el sufrimiento ni las verdades gruesas. Tras un señalamiento de su último psicoterapeuta, decidió encarar sus miedos y empezó con las novelas de misterio. Esperaba tener el valor suficiente para acometer la lectura de aquellas obras en las que las batallas se libraban a vida o a muerte, quizás todavía no fuera demasiado tarde para él.

2 comentarios
  1. Viviendo en una realidad paralela, a veces, se encajan mejor los problemas. Muy interesante tu punto de vista. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: