Saltar al contenido

Libro de Manuel

mayo 10, 2020

   Roland y Ludmilla formaban parte de un grupúsculo de guerrilleros urbanos. Entraban en los chalets del valle aprovechando las ausencias de su propietarios y manchaban ropa con lejía, desemparejaban calcetines y quitaban teclas de los ordenadores. En alguna ocasión fueron laxos con sus ideales y se llevaron botellas de vino y comida que no se vendían en los supermercados de sus barrios. Al primero que cogieron fue a Andrés, con una bolsa llena de puntas de corbata cortadas. En su condena por allanamiento y destrucción de propiedad ajena las aes habían sido sustituidas por guiones bajos.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: