Saltar al contenido

Desaparecidos

octubre 7, 2020

La ciudad está empapelada con carteles que han ido perdiendo su color por los estragos del tiempo. Rostros de jóvenes sanos, desaparecidos. Apenas salgo en mi silla de ruedas porque cualquier contagio acabaría con mi vida. Después de tanto tiempo, al fin veo una luz que se cuela por la rendija de la desesperación. El teléfono suena después de mi ansiada espera. Son ellos, La Cofradía. Otra mosca ha caído en la red de la araña, dice una voz sardónica. Yo me río, pero sobre todo lloro, de culpa pero sobre todo de alegría.

From → INICIO, MICRO-RELATOS

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: