Saltar al contenido

Vacaciones perfectas

octubre 29, 2020

Había sido la luna de miel soñada. El fuerte oleaje rompiendo en los acantilados bajo la terraza de su habitación. La brisa nocturna en aquella mesa alejada. El vino blanco de vides volcánicas. Los atardeceres pintados de rosa por dedos gigantes. Follar a diario hasta quedar exhaustos. Al llegar al aeropuerto cogieron un vuelo anterior que les libraba de horas de espera. Estaba jactándose de haber comprado aquella tarifa flexible, agarrado al mástil de una copa de champán, tan concentrado en las cosquillas de las burbujas que no escuchó el ruido en uno de los motores del avión.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: