Saltar al contenido

Abigail

mayo 18, 2021

Ya no éramos jóvenes cuando nuestra hija murió. Su piel era oscura y sus ojos claros, combinación de nuestros genes rusos y cubanos. Quisimos huir del dolor mediante la esperanza y el sexo y Belkys se quedó embarazada enseguida. Según ella, gracias al ritual arcano que realizó su madre aquella noche. Iba a ser niña y la llamaríamos igual que a su hermana. Yo no creía en supersticiones caribeñas, pero el día del parto llegó y echaba tanto de menos a mi niña que no pude evitar sentir un escalofrío cuando aquel cuerpo salió del vientre de la madre.

From → INICIO, MICRO-RELATOS

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: